Uncategorized

La magia de El Gran Showman

Después de un largo día haciendo revisión en diversas de nuestras fábricas donde hacemos corte de celosías para grandes empresas decidí tomarme un día de descanso, por lo que fui al cine a ver ‘The Greatest Showman’ o ‘El Gran Showman’ como le pusieron en México. No soy muy fan de los musicales, pero sí de Hugh Jackman, desde sus películas como Wolverine hasta otras como Gigantes de Acero. Así que entré y la verdad es que me emocionó en demasía y quiero compartirles mi crítica. Cabe recordarles que no soy un experto en cine, sólo alguien que le gusta ir de vez en cuando a distraerse con una buena película.

Lo que más me dejó impresionado es el show que montaron en la pantalla. Realmente es como ir al circo, estar en primera fila y poder disfrutar de los más mínimos detalles. Es simplemente espectacular ver la actuación de todos cuando están al centro de la pista del centro de espectáculos de P.T. Barnum, llena de luces, música y colores. Simplemente es espectacular lo que consiguieron. Y como es un musical, las canciones deben tener un gran peso, lo cual consiguieron a la perfección. Son muy emotivas en las escenas donde tienen que serlo, la mayoría de ellas también motivan, te hacen sonreír y menear la cabeza. Las de amor y románticas te llegan, aunque no quieras. Disfrutas cada una de las escenas donde hay música, es decir, casi todas.

Las actuaciones no son espectaculares cuando no hay música de por medio, pero en cuanto empiezan a cantar y a bailar todo se transforma. No importa si te gusta o no el actor que está interpretando alguna canción, simplemente logra llegarte al alma y al corazón. Un momento de gran fuerza es cuando ves a grandes actores juntos, como en la escena de Hugh Jackman con Zac Efron, ambos con experiencia en musicales y que logran hacer una combinación perfecta. En dicha parte logras escuchar todos y cada uno de los sonidos que hacen, desde que le dan una palmadita a la mesa del bar hasta cuando golpean sus muslos y toman los vasos de bebidas.

La historia es muy sencilla, es una especie de biografía sobre Phineas Barnum, un empresario, showman y filántropo que inició con la idea de los circos en el mundo. Además, este personaje interpretado por quien diera vida a Wolverine atraviesa por cambios emocionales, hasta que debe recomponer el camino cuando está perdiendo a su familia. Como verán es bastante sencilla, pero al adornarlas con muchos actores, luces, música y hasta animales, aunque sean hechos por computadora, logran una gran producción de la que saldrás con una gran sonrisa, como si en verdad hubieras ido a uno de los mejores circos del mundo.

No importa si no eres un aficionado de los musicales, si te gustan las películas sencillas, llenas de magía y muy coloridas, The Greatest Showman es una gran opción. Yo la vi en su idioma original, el inglés, así que no sé cómo esté el doblaje en español, con esto me refiero a las canciones, las cuales tienen un gran peso en el largometraje.