Uncategorized

Factores que propician la depresión

Hoy quiero hablarles de un tema que puede ser como un asesino sigiloso, que se oculta detrás de una sonrisa y que puede llegar a millones de personas en todo el mundo. Es difícil de detectar y aún más de combatir contra él, pero no imposible de vencer si se detecta a tiempo. Por tiempo me refiero a antes de que llegue la muerte, la peor consecuencia que podría traer este temible enemigo que es la depresión. El tema que hoy me atañe es presentarles algunos motivos por los que las personas pueden padecerla, que van desde los fisiológicos hasta los mentales o de personalidad.

Comencemos con los que no están en nuestras manos prevenir, es decir, con los que nacemos, los que se crean en nuestro cerebro como una enfermedad o los que nos son heredados. Los factores bioquímicos son las alteraciones que puede llegar a sufrir nuestro cerebro con respecto a sustancias como la serotonina o la norepinefrina. Estas alteraciones provocan cambios en los pensamientos y deben atacarse lo mas pronto posible, para poder regular los líquidos de nuestra mente. Después viene el factor hereditario, que es cuando alguno de nuestros padres sufrió de esta enfermedad y nos la transmite a través de sus cromosomas; sin embargo, se dice que en los hermanos que son gemelos suele ser aún mayor la posibilidad de heredarlo, pues si uno de los dos padece de depresión, el otro tiene un 70 por ciento de probabilidades de también desarrollarla, porcentaje que es mayor que si uno de los progenitores la padeciera.

También la personalidad de las personas puede ser una puerta que le de paso a que la depresión se apodere de ellas, como lo es la gente con baja autoestima, los pesimistas o los que no tienen capacidad de sobreponerse al estrés. Recuerdo que el hermano de un amigo siempre lo veía sentado en una de las sillas plegables acojinadas que estaban en su casa y se colocaba en una esquina, sin querer hablar con nadie, muy poco sociable. Un día intentó quitarse la vida y fue cuando le detectaron la depresión, algo que estaba a la vista pero que nadie hizo nada.

Los factores ambientales también pueden detonar la depresión, con esto me refiero a lo que rodea a cada persona, como puede ser la pobreza, la violencia o negaciones hacia su persona. Aunque podemos trabajar para mejorar dichas circunstancias, es muy difícil si una persona ya no tiene la fuerza y prefiere deprimirse, por lo que se hunde en un abismo del cual es difícil de salir.

Pero los mayores detonantes de depresión y los cuales nunca podremos prevenir son los acontecimientos trágicos en la vida de una persona. Algunos ejemplos son cuando a una persona o un miembro de su familia le detectan una enfermedad terminal, lo que no podría digerir si no se tiene una fuerza mental. También el estar en un accidente donde se hayan perdido vidas, o incluso aunque no haya decesos, el hecho de que estuvieron presentes les afecta. Y el mayor de todos es el vivir la muerte de un ser querido.