Uncategorized

¿Cómo analizar la relación de rotación de activos?

El índice de rotación de activos es un índice financiero importante utilizado para comprender qué tan bien la compañía está utilizando sus activos para generar ingresos.

Es imperativo que cada empresa analice y mejore la relación de rotación de activos (ATR).

Es importante identificar los motivos y las formas de analizar e interpretar la relación de rotación de activos para la toma de decisiones y mejoras.

El índice de rotación de activos determina la capacidad de una empresa para generar ingresos a partir de sus activos comparando las ventas netas de la compañía con los activos totales.

Se calcula dividiendo las ventas netas entre los activos totales promedio de una empresa.

En otras palabras, tu objetivo es medir las ventas como un porcentaje de los activos promedio para determinar la cantidad de ventas generadas por cada grupo de activos.

Puede haber varias variantes de esta relación dependiendo del tipo de activos utilizados para calcular la proporción, es decir, activos fijos, activos corrientes y activos totales.

Lo primero que debemos tener en claro es saber cómo interpretar la relación de rotación de activos.

En este sentido vemos que la tasa de rotación de activos muestra la comparación entre las ventas netas y los activos promedio de la compañía.

Una relación de rotación de activos de 3 significa, por cada valor unitario equivalente a tu moneda (dólar, peso, euro) se genera una venta de 3 (transferido a tu moneda: 3 dólares, 3 pesos, 3 euros).

Por lo tanto, se prefiere una relación de rotación de activos más alta ya que refleja una utilización de activos más eficiente.

Sin embargo, al igual que con otras proporciones, la relación de rotación de activos debe analizarse, manteniendo al mismo tiempo los ratios de rotación de activos de la industria.

Algunas industrias están diseñadas para usar activos de una mejor manera que otras.

Una relación de rotación de activos más alta implica que la empresa es más eficiente en el uso de sus activos.

Una baja tasa de rotación de activos, por otro lado, refleja la mala gestión de los activos por parte de la empresa. También puede indicar problemas de producción o de gestión.

Una vez identificado este punto, deberás evaluar si es necesario mejorar la relación de rotación de activos.

Veamos el por qué.

Dado que la tasa de rotación de activos mide la eficiencia de una empresa en la gestión de sus recursos para generar sus ventas, es muy obvio que se prefieren las tasas de rotación más altas para reflejar una mejor situación en la empresa.

Esta relación proporciona una visión de los acreedores y los inversores en la gestión interna de la empresa.

Una baja tasa de rotación de activos seguramente significará exceso de producción, mala administración de inventario o malas prácticas de recolección.

Por lo tanto, es muy importante mejorar el índice de rotación de activos de una empresa. En este caso, solicitar asesoría puede ser factible para mejorar los números y el panorama en cuanto a la rotación de activos.

Existen esquemas como el leasing o arrendamiento que te pueden favorecer en tu toma de decisiones.

El leasing auto o el leasing operativo te permiten contar con los recursos para operar tu negocio sin recurrir a un desembolso inicial fuerte o quedarte obsoleto en cuanto a maquinaria y equipo al corto plazo.

Este modelo encaja perfecto para ciertas ramas empresariales e industriales y asesores como Unifin te pueden esclarecer mejor su funcionamiento y beneficios.