Uncategorized

La temperatura del sueño

¿Alguna vez recuerdas haber estado demasiado caliente tu habitación a la hora de irte a dormir? ¿Recuerdas cuando el aire acondicionado no funcionaba durante esa ola de verano con calor intenso?

Resulta que la temperatura juega un papel importante en lo bien que dormimos y no se limita solo al verano.

Los edredones pesados, los ajustes de alta temperatura y otros factores ambientales del sueño contribuyen a la temperatura y, en consecuencia, a la calidad de nuestro sueño.

Según los investigadores, la temperatura corporal óptima para el sueño es de unos 18o C, esto es de 2 a 3 grados más bajos que la temperatura del medio ambiente.

Para aquellos que prefieren dormir bajo una pila de mantas, incluso en temperaturas más bajas de la habitación, se sugiere mantener la habitación hasta 15o C.

Según algunos neurólogos, si nuestra temperatura es demasiado alta, el cerebro no puede cambiar fácilmente de estar despierto a estar dormido o crear la mejor sensación para tener un sueño de calidad.

Entonces, ¿cómo bajar las temperaturas nocturnas y garantizar una temperatura constante durante la noche?

Aquí hay algunos consejos:

  • El primer paso para cambiar la temperatura del sueño es usar controles atmosféricos. Gira los termostatos y calentadores a unos grados más bajos que el objetivo de los 18o C antes de acostarse. Los termostatos inteligentes hacen esto fácil y a menudo pueden programarse después de unas pocas noches. Pero eso es sólo parte de la ecuación.
  • Reduce las actividades que aumentan la temperatura corporal cerca de la hora de acostarse. Una carrera antes de la cama es claramente una mala elección, pero incluso actividades de limpieza que requieren fuerza física como lavar platos o limpiar los pisos deben evitarse antes de dormir. Lo ideal es hacer este tipo de tareas con varias horas de antelación lo que también reduce el estrés. En su lugar es mejor hacer tareas más relajadas antes de acostarse.
  • Una manta grande y caliente puede ser cómoda al deslizarse por primera vez en la cama, pero esto puede acumular calor. Cuando te encoges de hombros en la noche, te estás moviendo de caliente a frío demasiado rápido para tu comodidad. Usar en su lugar una manta más gruesa y una manta más delgada, te permitirá retirar la capa más caliente sin el choque del frío.
  • Tu cuerpo produce calor mientras duermes, algunos de nosotros más que otros. Para garantizar una temperatura constante durante toda la noche, usa ropa de cama reguladora de la temperatura. Busca sábanas, fundas de almohada, fundas de colchón y mantas hechas con telas que incluyen telas que disipan el calor. Estos materiales ofrecen una mejor transmisión de la temperatura, por lo que reducen la concentración de calor durante toda la noche y ayudan a garantizar un confort constante.
  • Otro factor que bien te puede ayudar a mantener la regulación de tu temperatura es el tener un colchón de memory foam. Los colchones con espuma de memoria han sido creados con un material sensible a la temperatura, que permite que la almohadilla regule el calor corporal considerando el peso de la persona. Como la temperatura aumentará, el colchón se ajustará proporcionando una noche de sueño mucho más relajado. Además, la espuma de memoria está lista para retener el calor, proporcionando una confort durante los meses fríos. Por el contrario, esta espuma con memoria posee una característica de enfriamiento.
Uncategorized

Convertí mi cuarto en una selva

Desde que era muy pequeño me encanta todo lo que esté relacionado con la selva, desde su vegetación hasta la fauna, incluidas las especies que podrían matarme o las de apariencia horrible como gran parte de los insectos, que muchos de ellos también podrían ponerle fin a mi vida. Por eso mi cuarto está lleno de juguetes y peluches de animales salvajes, también tengo una tarántula y una serpiente de mascotas, además de artículos de exploración como navajas, látigos al estilo Indiana Jones, entre muchos otros.

Pero mi mayor sueño siempre ha sido que mi cuarto parezca una jungla, como si de repente comenzara a jugar Jumanji y las plantas brotaran de un lugar desconocido, los animales invadieran la ciudad y el olor a humedad se impregnara por todas partes. Por eso comencé a ahorrar con el dinero que me dan mis padres para gastar en la universidad, cobraba por hacer algunas tareas y los fines de semana lavaba autos y cortaba el césped de los jardines de mis vecinos.

Cuando tuve el capital suficiente comencé comprando gran variedad de tipos de plantas, algunos tapetes que parecían pasto y más mascotas salvajes, que provocaron que mis padres pusieran el grito en el cielo pero al final aceptaron, mientras los cuidara y no les permitiera salir de mi recámara. Cuando tuve suficientes plantas, incluso algunas que colgaban de pared a pared y cruzaban por encima de mi cama, sentía que aún me faltaba algo o que algo no cuadraba con cómo lucía mi habitación.

El suelo de cerámica color blanco con manchas de distintos colores estaba fuera de lugar, así que les pregunté a mis padres su podía hacer unos arreglos y quitar el suelo para agregar madera. Lamentablemente su respuesta fue no, pues según ellos los suelos de madera necesitan muchos cuidados. Mi padre, al ver mi rostro de decepción, tuvo una idea y me recomendó ir a ver pisos laminados, ya que son un material resistente, fácil de limpiar y que podría elegir el diseño que mejor se adaptara a mi selva.

Corrí a mi computadora a revisar los modelos y los precios, los cuales me devolvieron la decepción, pues no había ahorrado lo suficiente para comprar los metros cuadrados necesarios para cubrir el piso de mi recámara, a pesar de que son mucho más baratos que otro tipo de superficies.

Continué esforzándome para generar mayores ingresos, ahorraba todo lo que me daban, incluso mi padre, en ocasiones, me daba un poquito más de dinero que a la larga significó llegar a mi meta. Compré los pisos laminados con un diseño de madera decolorada, parecía tan real que me dibujaron una sonrisa inmensa en el rostro. Mi papá y yo los instalamos, y al ver el resultado final mi viejo me dijo: “Wow, sí parece una selva”. Esa frase bastó para saber que mi objetivo lo había cumplido, vivía en una jungla con las comodidades de un cuarto de un chico universitario de tan sólo 23 años. Quizá crean que soy infantil, pero cuando uno tiene una pasión y un sueño, lo que piensen los demás no importa.

Uncategorized

¿Netflix o Claro Video?

Dos de las plataformas de streaming de películas y series más conocidas en México son Netflix y Claro Video, ambas buenas opciones según tus gustos y posibilidades económicas. La compañía de la ‘N roja’ es la más conocida, pero desde su llegada se encontró con un fuerte competidor que detrás tiene a uno de los hombres más ricos del mundo, el señor Carlos Slim Helú.

Si aún no cuentas con alguno de éstos, aquí trataré de ayudarte para que te decidas y alimentes aún más tu alma de cinéfilo. Analizaremos tanto sus pros como sus contras, para que no te quede duda de quién es el ganador y decidas contratar alguno para disfrutar de todo el contenido ya sea en tu cama, puof, sala, sofá cama o lo que sea que tengas.

¿QUIÉN TIENE LAS MEJORES PELÍCULAS?

Seguramente pensaste que iniciaría diciéndote los precios, pero no será así, pues creo que es lo menos importante si de disfrutar buenos largometrajes o series se trata. Esta pregunta es difícil de responder, ya que el catálogo de las dos es bastante aceptable, pero el de Netflix es mayor, por lo que podrías encontrar más películas.

Sin embargo, Claro Video te da la posibilidad de comprar en formato digital o rentar algunos de los estrenos más recientes en México, como sucedió con la Bella y la Bestia de Emma Watson, Guardianes de la Galaxia Vol. 2, Fragmentado, entre otras. Pero no sólo los nuevos filmes tienen esta modalidad, también hay otras películas que aunque son muy viejas tienen gran demanda y las ponen en renta, algo que te haría inclinar por Netflix, ya que algunas de éstas son gratis en la ‘N roja’.

¿CUÁL TIENE MEJOR CALIDAD?

Esto dependerá en gran parte de la compañía que sea tu proveedora de internet y la cantidad de megas con los que cuentes. Sin embargo, me he dado cuenta que hay producciones que puedes ver en pantalla completa en Netflix y que en Claro Video no, como Death Note, que en la plataforma de streaming de Slim la imagen es más pequeña y se ve rodeada por la pantalla negra.

PUNTO PARA NETFLIX

Sin duda las producciones originales de Netflix se han ganado un lugar en el corazón de sus usuarios, pues han disfrutado de extraordinarias producciones como Sense 8, Orange is the new black, Narcos, Club de Cuervos, The Defenders, Daredevil, Okja, Death Note (la película), entre muchas otras. Estas producciones no las encontrarás en Claro Video, por obvias razones.

PUNTO PARA CLARO VIDEO

Ahora es turno de contraatacar para Claro Video, que realizó una movida extraordinaria para competir de tú a tú con Netflix, que se alió con HBO para tener contenido exclusivo, por lo que podrás disfrutar del ‘boom’ del momento, Game of thrones; así como las mejores películas que no están en su catálogo como Deadpool. Sin embargo, esto no es gratis, pues tiene un costo extra.

OTRO PUNTO PARA NETFLIX

Si eres de los valientes que les gusta ir viendo series o películas en el transporte público, con Netflix puedes descargar algunas de ellas en tu dispositivo y, sin ningún costo o uso de datos, disfrutarlas donde y cuando quieras.

PRECIOS

Ahora sí, lo que tanto estabas esperando. ¿Cuánto cuesta tener Netflix y cuánto Claro Video? Ahí te va. Iniciemos con que Claro Video puede ser gratis si cuentas con un alguno de los paquetes de Telmex, por lo que sólo tendrías que invertir unos 149 pesos al mes si quieres HBO o pagar entre 25 y 100 pesos por ver películas en renta; o entre 50 y 300 pesos para comprarlas en formato digital.

Por su parte, los precios de Netflix van desde los 99 hasta los 159 pesos. El más económico sólo puedes verlo en un solo dispositivo y no tienes la posibilidad de ver tus series y películas en formato HD, algo que te añaden en los otros dos planes. En el de 129 puedes ver lo que quieras en HD y en dos dispositivos al mismo tiempo, mientras que en el de 159 lo puedes ver en Ultra HD y en 4 dispositivos.

Uncategorized

El día que hice el bien sin mirar a quién

La mayor parte de las veces no nos detenemos a ayudar al prójimo u ofrecerle una sonrisa que quizá pueda alegrarle el día, debido a que en la actualidad vivimos con miedo a que nos vayan a asaltar o ser víctimas de algún crimen en nuestra ‘siempre segura’ Ciudad de México, por lo que preferimos pasar de largo, no hacer contacto visual y apretar el paso. Yo soy uno de los que lo ha hecho, pero una vez, cuando me encontraba en la peor situación económica, decidí que era momento de ayudar, esperando que el karma actuara en mi beneficio.

Me había quedado sin trabajo debido a que hubo recorte de personal en la empresa y tuve que ponerme en marcha en una odisea en búsqueda del empleo deseado, el cual no llegaba pese a que remaba con fuerza, pero no era suficiente. Mi liquidación comenzaba a escasear, tenía que apretarme la tripa y reprimir deseos de gastar en gustos que antes me daba, por lo que tuve que recurrir a una de las empresas que dan préstamos personales.

Cuando recibí el dinero ya lo tenía apartado para futuros gastos y cubrir un par de semanas los pagos de los servicios esenciales. Camino a casa, haciendo cuentas para saber si me sobraría algo aunque sea para darme un lujito, me topé con un joven que pedía dinero para comer. No se veía muy necesitado, así que seguí mi camino hasta que me detuve algunos pasos después. Pensé que yo no me veía como un vagabundo pero estaba padeciendo económicamente, así que relacioné al hombre conmigo y decidí regresarme para ayudarlo.

Le pregunté que para qué pedía el dinero y me respondió que llevaba algunos días sin comer o que sólo lo hacía por las mañanas para que su hijo pudiera hacerlo por lo menos dos veces al día, todo esto debido a que renunció a su trabajo cuando encontró algo mejor, pero a la mera hora decidieron no contratarlo. Así que le di 500 pesos, se los di esperando que el karma se diera cuenta de mi bondad y de paso me ayudara a mi también.

Pasaron tres semanas y seguía sin encontrar trabajo, el préstamo se había agotado al igual que mi liquidación y tuve que recurrir a tocar de puerta en puerta en algunas empresas que conocía para intentar entregarles mi currículum. Recorrí las calles a pie, pues no quería gastar en transporte público, y después de entrar y salir de empresas, llegué a una y vi que me recibía un rostro conocido. Era el hombre al que había ayudado semanas atrás.

El caballero me saludó efusivamente, me contó que tanto él como su hijo y su esposa pudieron comer bien por una semana gracias al dinero que le regalé, me reveló que de la emoción tras recibir los 500 pesos, corrió a comprar una cerveza en vez de comer algo, pues traía muchas ganas. Yo estuve a punto de enojarme, pero luego me contó que en la tienda donde se detuvo a comprar la ‘cheve’, se encontró con un amigo que le ayudó a conseguir empleo, donde, por su forma de ser, se ha ganado el cariño de muchos, incluidos los jefes de la empresa.

Me dijo que quería presentarme con uno de los socios de la organización, que quizá ellos podrían ayudarme y me darían un empleo, cosa que hicieron después de que el hombre les contó lo que hice y, claro, les mostré mi CV.